Cómo limpiar un bote sifónico cuando hay atasco en el baño

Cuando es detectado un atasco o un mal olor en el baño, esto puede indicar que se hace indispensable hacer una limpieza del bote sifónico.

Es así como si llega a sentir malos olores en su casa, un atasco en la bajo o pequeñas inundaciones en la cocina; hay un alto grado de probabilidad que el problema esté ubicado en el bote sifónico, que es un elemento muy importante y que forma parte de la fontanería de su hogar y al cual debe prestar mucha atención.

Estos elementos son colocados individualmente en la salida de las pilas del baño o la cocina, con la intención de impedir que los olores desagradables puedan salir por los desagües.

El sifón sifónico tiene como función eliminar los elementos de forma individual y reunirlos en un punto específico, que va desde donde sale la tubería y que se conecta con el bajante general de la casa.

Podemos decir, que es el centro de la fontanería del hogar; ya que al mismo se encuentran conectados la bañera, el wáter, el bidé, etc.  Es gracias al bote sifónico que cuando se producen los atascos y olores desagradables, se puede proceder a la eliminación de desechos, pelos que en él caen y hasta recuperar objetos que hemos dado por perdidos.

Hacer la limpieza y el mantenimiento del bote sifónico es muy fácil y nos ayuda a evitar problemas de gran magnitud. Ahora lo primero que debe saber es donde se encuentra ubicado el bote sifónico y para ello podra contar con la ayuda del fontanero economico.

¿Donde está ubicado el bote sifónico?

Tenemos que ubicar la tapa del bote sifónico que estará en el piso del baño y normalmente tendrá un tornillo en el medio. Con un destornillador, quitaremos la tapa para acceder a la tapa del bote. Al girar la manivela hacia la izquierda, se aflojará; una vez que se haya aflojado, sáquelo y verá el interior del bote.

El bote sifónico tiene varias entradas de agua y una salida. Mirando desde arriba, podemos ver que también hay un desbordamiento al lado de esta salida.

El sistema de funcionamiento del sinfónico resulta bastante sencillo, este recibe todas las aguas que proceden de demás tuberías, hasta sumergirse a determinado nivel, copando sus entradas, evitando de este modo, que al exterior emanen olores putrefactos o desagradables.  Pero el problema es que la suciedad que acompaña al agua se acumula en el bote y con el tiempo se atasca.

Es por ello, que resulta ideal, ponernos manos a la obra, y retirar de forma manual todo el sucio que se acumula en el sifón adherido al drenaje y evitar así posible taponamientos. Esta suciedad que usualmente encontramos los plomeros suele ser pelo o pequeños elementos sólidos que se han deslizado a través de las tuberías con el uso normal de los inodoros.

Al momento de que el sifón este aseado, basta con ensamblarlo como estaba, procediéndose a continuación a llevarse todo el proceso de desagüe con total normalidad. Si este no es el caso, el problema puede ser más grave de lo que parecía, por ejemplo, una bajada de agua o un atasco general de tráfico; entonces no tendremos más remedio que llamar a los especialistas.